Los 10 mejores videoclips

Mi pasión por la música es brutal. Gracias a ella sigo vivo y coleando. Me da energía cuando más la necesito, me alegra la existencia, me acompaña en los sentimientos y me motiva para seguir adelante, descubriéndola y admirándola. He compartido momentos míticos junto a familia y amigos, compañeros y conocidos. Me chifla porque me reconforta el alma y me recuerda quien soy y de dónde vengo. Es magia de la buena.

Para mí no existe música mala, sólo oídos conformistas. Llamadme friki, pero es que estoy enamorado de ella. Y sé que no soy el único en el planeta. Somos muchos chiflados en el mundo y hablamos el mismo lenguaje. Los músicos de espíritu. Y para celebrarlo con todos vosotros comparto 10 de mis videoclips favoritos, de géneros variados, porque significan algo importante en mi vida, en lo musical y en lo audiovisual. A degustar en el orden preferido.

Sigue Sigue Sputnik – Love Missile F1-11
Futurismo ochentero. Los descubrí siendo un niño gracias al cassette que me regaló mi vecino, uno de los colegas del parque. Cuando vimos el videoclip flipamos en colores, por la estética transgresora de los personajes y por su género ciber-punk futurista. Nunca se lo mostré a mis padres, por si acaso.

Nirvana – Heart Shaped Box
De lo mejorcito de esta mítica banda, que fue una de mis favoritas en el instituto. Entonces el grunge se hizo comercial dejando perlas tan polémicas como esta. Una colorida historia de tintes bíblicos que rompió esquemas y se coló en lo más alto de los hit lists del momento.

Massive Attack – Sly
Uno de mis preferidos en la época universitaria porque supuso una revolución en mis gustos musicales. Auténtico trip-hop donde los haya, combinando ritmos y mezclando estilos con sabiduría. Cosmopolita, épico y generacional.

Tricky – For Real
Cinematográfico y enigmático. El vídeo que le hubiese gustado rodar a Martin Scorsese en plano secuencia. Tricky es uno de mis artistas favoritos de todos los tiempos desde que descubrí su gran obra maestra “Maxinquaye”, considerado por los críticos más resabiados una de las joyas musicales de los años noventa. Un bombazo.

The Future Sound Of London – Papua New Guinea
Mi primer contacto con el trance y la electrónica de clubs de los noventa, paisajes oníricos en melodías atemporales. Quien lo haya bailado en sesión nocturna a las tantas de la madrugada sabrá apreciarlo con el respeto que merece. Me trae gratos recuerdos en las pistas de baile, sin más.

Fever Ray – When I Grow Up
Me gusta especialmente porque es bastante WTF. La trama te atrapa desde el primer momento, intriga y pica la curiosidad con su espectáculo ritual mágico y perturbador. ¿De qué va esta movida? Pensé. No hay mucho que entender, pero tampoco hace falta.

The Raveonettes – Black / White
A veces los dibujitos transmiten más que un noticiario. Una fábula en blanco y negro que viste un temazo cautivador, con riffs de guitarras distorsionadas a golpe de pedal que rememoran lo mejor del garaje y la psicodelia de los sesenta acompañada por la melancólica y magistral voz femenina.

El Guincho – Bombay
El tema es bueno pero gana muchísimo con el videoclip, una de las tantas maravillas de la productora Canada. Especialistas en crear atmósferas inquietantes a base de fotografía retro, fetichismo, erotismo, imágenes oníricas y una estética surrealista muy particular. Sus trabajos audiovisuales son excelentes.

Matthew Herbert – Leipzig
Aparte de ser un genio de la electrónica vanguardista, mezclando jazz, orquestas de cuerdas, ruidos con materiales y diversas movidas experimentales, Herbert sabe desmarcarse siempre. Con este videoclip extravagante y divertido rinde homenaje a los primeros ritmos discotequeros germanos y reparte buen rollo.

The Knife – Pass This On
Una historia de brujería costumbrista o cómo hipnotizar a un grupo de domingueros en un camping de tres al cuarto. Una misteriosa cantante atrapa las mentes del público con su siniestra interpretación. Una paranoia sublime.