Una de las olas más potentes

Se trata de Cyclops, en Australia. Considerada una de las olas más salvajes y violentas del planeta porque cuando rompe suena a dinamita. Se rumorea que es una ola ideal para los bodyboarders (por su radical take off) pero muchos surferos se aventuran a disfrutarla con un par.

Por su grueso labio, cuya rompiente machaca a los más inexpertos, la encontramos en la lista de las 10 olas asesinas por la prestigiosa revista Transworld Surf. Para más alicientes el fondo de Cyclops está plagado de coral, sus aguas las frecuentan los tiburones blancos y el hospital más cercano queda a unas 2 horas en barco. Ahí queda eso. Por si fuera poco, el boca-oreja del sector sigue alimentando el mito de la “ola más peligrosa del mundo”. Y ahí estuvieron los filmers Tom Jennings, James Strickland, Chris Bryan, Tim Bonython… inmortalizando la belleza de su agresividad. Un prodigio de la naturaleza.